• Espacio Setalde

Domótica y viviendas inteligentes



La domótica es un conjunto de tecnologías que se destinan a automatizar y controlar, de manera inteligente, una vivienda. Esto proporciona grandes ventajas que a continuación veremos.

Ventajas de la domótica

Ahorro de energía

● Los sistemas domóticos nos permiten controlar, de manera más eficiente, los diferentes sistemas que consumen energía de la vivienda, reduciendo el consumo.

● Los sistemas de monitorización inteligente nos proporcionan una visión exacta del consumo y de cuándo consumimos y nos proporcionan soluciones para reducir el consumo.

Mayor seguridad

● Dentro de los sistemas domóticos encontramos sistemas de alarmas que aumentan la seguridad gracias a la detección de intrusiones no deseadas, incendios, fugas de agua...

● Se puede simular que la vivienda está habitada de manera remota gracias a un dispositivo con conexión a Internet. Esto nos permite irnos tranquilos de vacaciones.

Accesibilidad

● Podremos controlar los diferentes sistemas de nuestra vivienda de manera remota

● También podremos controlar los sistemas de acceso a nuestra vivienda.

Comodidad

● Podremos controlar la climatización, ventilación e iluminación.

● Accesibilidad para personas con discapacidades.

Contribución de la domótica al ahorro y la eficiencia energética

La aplicación de la domótica en nuestra vivienda nos reportará un control mucho más eficiente de los diferentes sistemas de nuestra vivienda, lo que reducirá el consumo en aspectos como iluminación, climatización o los electrodomésticos. En una vivienda inteligente el consumo se puede reducir entre un 25% y un 40% del consumo, con el consiguiente ahorro económico que eso supone.

Gracias a la domótica y a la monitorización de energía, el usuario tiene la capacidad de controlar a distancia y saber qué es lo que está consumiendo. Es muy complicado ahorrar si no se sabe en qué se consume. Además, estos sistemas nos informan de cuándo consumimos más energía, por lo que podremos adecuar nuestras tarifas de energía a ese consumo y ahorrar más.

Un sistema domótico recopila la información que procede de los diferentes aparatos, pero también del exterior. Gracias a ello es capaz de determinar acciones propias para reducir aún más el consumo. Con esto nos referimos a que, por ejemplo, los sistemas domóticos son capaces de controlar la climatización o iluminación en función de aspectos externos como la hora del día, sin necesidad de que lo controle el usuario. Además, también son capaces de determinar perfiles específicos para cada habitante de la casa.

Ahorro en calefacción: en primer lugar podremos determinar una temperatura de encendido y apagado, evitando las pérdidas de energía. También se podrá determinar una temperatura para una habitación específica. Según diferentes estudios, gracias a estos sistemas se puede ahorrar hasta un 20% en calefacción.

Ahorro en climatización: Se puede regular la temperatura dependiendo de la hora del día, de la habitación o estancias de la vivienda, así como la ausencia o presencia de los habitantes de la misma.

Ahorro en electrodomésticos: Gracias a los electrodomésticos podremos ahorrar hasta un 25% en nuestra factura de electricidad. Hornos y vitrocerámicas que adecúan su funcionamiento a lo que se cocina o neveras que hacen la compra solas son algunos ejemplos.

Ahorro en el consumo de agua caliente sanitaria: no sólo se controla el agua caliente de la ducha o el lavabo, también al que se usa para climatizar o se puede controlar la lavadora y el lavavajillas para que laven con agua fría.

22 vistas

943 285 611 | Donostia           -       943 710 071 | Eskoriatza

©SETALDEGROUP todos los recechos reservados

Aviso legal       |