• Espacio Setalde

¿Cuándo necesito cambiar de lavadora?

Una lavadora es algo más que un simple electrodoméstico: es el apoyo diario para cuidar tu ropa y mantenerla siempre libre de manchas (pese a que las torpezas siempre son propensas de ocurrir: todos nos hemos enfrentado alguna vez a la Ley de Murphy y la tostada con mantequilla que cae boca abajo). Pero de tanto girar y girar, llega un momento en que podemos apreciar que las cosas comienzan a no marchar bien: empieza a dar signos de agotamiento y puede llegar el momento de reparar o comprar una nueva lavadora.


1. El tambor no girará al final del ciclo.


Cuando saques la ropa de la lavadora es normal que no esté seca del todo (para eso están las secadoras de ropa), pero lo que no debería ocurrir es que acabe totalmente empapada. Para eso cuentan con un sistema de giro rápido al final del ciclo.


Esto podría deberse a una falla del sistema de presión: el ciclo de centrifugado se activa cuando un sensor de presión muestra que el agua se ha drenado. Una falla o bloqueo puede impedir que esto funcione


El motor desgastado puede ser otra de las razones: esto puede dificultar que el motor alcance la velocidad necesaria para el centrifugado. Las escobillas de carbón gastadas son asimismo a menudo las culpables. Los modelos más recientes de lavadoras usan imanes fuertes en lugar de cepillos para impulsar el tambor, lo que crea menos desgaste a la par que los hace mucho más silencioso.


 2. La lavadora todavía funciona pero el agua no se ha drenado.


Muy mala señal. Pocas cosas son más frustrantes que dejar la lavadora en marcha para descubrir que el agua no ha terminado de drenarse (¡especialmente cuando tu camisa favorita está dentro!).


Si el tambor está lleno de agua pero la lavadora aún funciona correctamente, podría deberse a un problema con el filtro de la bomba que puede causar un bloqueo.. Estos bloqueos suelen ser simples de reparar, vinculados a la manguera de drenaje o la curva en U debajo del fregadero.



3. Es más ruidosa de lo que debería ser


Cuando es más ruidosa de lo habitual y suena tanto como para que la convivencia familiar o una maratón de películas se dificulte, algo no va bien.


El ruido puede deberse a elementos que quedan atrapados en el tambor como efecto indirecto de lavar una carga desequilibrada: una toalla de baño con un par de camisetas o cualquier otra combinación de telas pesadas y livianas. Pero también podría ser señal de que hay un problema con los rodamientos.


¿Cómo revisar los rodamientos de la lavadora? Gira el tambor de la lavadora a mano cuando esté vacío y no se esté utilizando. Si sientes que estás presionando contra algo... ¡tienes un problema!


4. La lavadora es demasiado pequeña


Donde caben dos, caben tres. Hace tiempo que compraste una lavadora, cuando aún vivías en pareja, ¡qué tiempos aquellos! Pero con el paso del tiempo los inquilinos han crecido hasta formar una familia. Sencillamente el espacio se te ha quedado corto y ya no tienes sitio para limpiar todo de forma simultanea, convirtiéndote en esclava/o de la colada con múltiples lavados a diario... Llegados a este punto, muy probablemente comprar una lavadora nueva te ahorre tiempo y te facilite la vida.


Los tamaños de tambor de la lavadora varían mucho, comenzando en 6 kg y alcanzando hasta 12 kg. La carga promedio pesa alrededor de 2 a 2.5 kg, con 1 kg que representa un par de pantalones, un jersey, ropa interior y un par de calcetines.


Una máquina con al menos 8 kg debería ofrecer suficiente espacio para la familia promedio con 2 niños. Si tienes una familia más grande, deberías decantarte por al menos 10 kg.


¡Tampoco cometas el error de comprar una más grande de lo que la puedas llenar! Las lavadoras están diseñadas para ofrecer los mejores resultados cuando se llena el tambor, para que coincida con el programa que seleccionaste.

 


5. Es mucho más antiguo que tu último smartphone


Es verdad: los smartphone avanzan a velocidad de vértigo y en dos años parecen quedar anticuados. Y estarás pensando: "no voy a comprar una lavadora nueva cada dos años". Evidentemente las necesidades son distintas, y por supuesto que una lavadora no se queda obsoleta tan rápido.


No obstante conviene recordar que cada año se lanzan nuevos teléfonos inteligentes y cuentan con la última tecnología. Esto mismo ocurre con las lavadoras, que siempre están evolucionando y mejorando, y vienen con algunas características sorprendentes.


La tecnología de eliminación de manchas y enjuague se ha vuelto mucho más sofisticada, ayudándote a cuidar mejor la ropa que amas. La eficiencia energética también ha mejorado enormemente; muchas lavadoras tienen una calificación A++ para lavados más ecológicos y baratos.


¿Necesitas asistencia para comprar una nueva lavadora o reformar tu cocina? Contáctanos o pásate por nuestra tienda y te ayudaremos encantados 😊.

10 vistas

943 285 611 | Donostia           -       943 710 071 | Eskoriatza

©SETALDEGROUP todos los recechos reservados

Aviso legal       |